No hablar en secreto en frente de otras personas

No hablar en secreto en frente de otras personas
2185 59

Nuestra religión y la guía dejada por el Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, tiene como base el respeto y la consideración por los demás, como también el cuidado de no herir sus sentimientos o hacerles daño. Es por este motivo que encontramos que en el Islam se prohíbe que dos personas hablen en secreto o en un idioma diferente en frente de otra persona sin su consentimiento, dicha prohibición la encontramos en lo relatado por ‘Abdul-lah Bin Omar, que Al-lah esté complacido con él, quien reportó que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No hablen en secreto cuando hay una tercera persona con ustedes” (Bujari). En otro registro de este dicho realizado por Muslim se encuentra que añadió la razón de prohibirlo: “[…] pues hacerlo lo entristece”; y en otro de Ahmad agregó: “No hablen en secreto cuando hay una tercera persona con ustedes sin su consentimiento, pues hacerlo lo entristece”.

Al Jattabi dijo: “Usó la expresión “entristece” porque ese es el sentimiento que le produce el creer que los otros dos posiblemente están hablando algo de él”. An-Nawawi explicó: “En este hadiz hay una clara prohibición de que dos, tres o más personas hablen en secreto entre ellas en presencia de otra persona. Dicha prohibición es explícita y solo se permite hacerlo cundo la persona excluida da su consentimiento para ello. Para Omar, Malik y demás sabios, este precepto es general y aplica para todas las personas y todas las épocas, sin importar si se está de viaje o no. Por otro lado, si son cuatro personas o más y dos de ellas hablan en secreto no se considera que estén haciendo algo malo.

Reglas relacionadas al hablar en secreto con otra persona:

• Una de las reglas de educación islámicas es que, para hablar en secreto, cuando es necesario hacerlo, debe tratarse de un asunto lícito, teniendo presente la obediencia a Al-lah y Su complacencia, esta es una regla general que aplica tanto para lo que se hace en público como para lo que se hace en secreto. Al-lah reprendió fuertemente a los hipócritas por la costumbre que tenían de secretear, dijo: {¿Acaso no ves a aquellos a los que se les habían prohibido los conciliábulos, pero igualmente persisten en hacerlo en secreto? Se confabulan para la maldad, la enemistad y la desobediencia al Mensajero} [Corán 58:8]; luego, en el verso siguiente, generaliza el concepto diciendo: {¡Oh, creyentes! Cuando hablen en secreto no lo hagan para cometer una maldad, crear una enemistad o desobedecer al Mensajero, sino que hablen en secreto para acordar actos de benevolencia y piedad. Tengan temor de Al-lah, que ante Él comparecerán} [Corán 58:9].

• Cuando una persona tenga necesidad de comentar en secreto un asunto a alguien en presencia de un tercero, debe solicitarle permiso de forma amable. ‘Abdul-lah Bin Omar, que Al-lah esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No hablen en secreto cuando hay una tercera persona con ustedes, a menos que le pidan permiso de hacerlo, ya que eso puede entristecerlo” (Ahmad y At-Tirmidhi).

• No hablar en secreto en una reunión cuando la persona con la que se hace tiene alguna disputa o problema con uno de los presentes, tal como lo señaló Ibn Hayar en Fath Al Bari al explicar el hadiz de Ibn Omar cuando dice “ya que eso puede entristecerlo”. Ibn Battal acotó: “No es lícito que un grupo grande hable entre sí dejando a una persona por fuera, de la misma manera que no es lícito que dos personas cuchicheen en presencia de otra”. As-Sindi dijo: “El hecho de que la prohibición se limitara a tres personas quiere decir que cuando hay una cuarta o más es permitido [que dos de ellas hablen separadamente y en voz baja], porque la tercera no quedará sola, sino que el cuarto miembro presente la acompaña y así ninguno sentirá que los otros están hablando mal de alguno de ellos”.

• Cuando una persona ve a dos que están hablando entre ellos, tiene que evitar interrumpirlos metiéndose a la conversación o acercándose para escuchar lo que dicen. Ahmad registró que Abu Sa’id Al Muqbari reportó que se metió en la conversación de Ibn Omar con otra persona, e Ibn Omar lo reprendió y le dijo: “No sabes que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: ‘Cuando dos personas estén hablando solas, no se metan en su conversación sin solicitar su permiso’”. Ibn ‘Abdul Bar dijo: “[…] El hecho de que estas dos personas estuvieran hablando a solas sin que hubiera una tercera con ellas, es suficiente para pensar que no están despotricando de otra o planeando algo indebido, ya que la regla dicta que se debe evitar hablar mal de los demás”.

La Sira profética está llena de ejemplos en los que se ve al Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, estableciendo el principio de respeto y el cuidado de los sentimientos de los demás. Esto lo notamos al ver cómo él aconsejaba y rectificaba a quien cometía un error, la manera en que aliviaba el corazón de un pobre cuando era humillado por alguien, tenía mucho cuidado de no molestar o hacerle daño a alguien, el buen trato y la delicadeza que tenía para con las personas con necesidades especiales y los enfermos, y el respeto que tenía para con los mayores y los menores, sin olvidarnos de su compasión, amor y condescendencia de forma general. Y ni qué decir de la enseñanza de no secretear en presencia de una persona, con el fin de no hacerla sentir mal e infundir en ella la duda, y de esta forma contribuir a que la armonía se mantenga entre los miembros de la sociedad. 

Related Articles